viernes, 6 de febrero de 2009

TORMENTA

Recapitulemos: no sé si soy corredor o no, pero de vez en cuando salgo por ahí a sudar un poquito moviendo mi voluminosa anatomía camino arriba y camino abajo. A veces incluso me inscribo en alguna carrera. Estoy inscrito en el maratón de Barcelona de el próximo 1 de marzo. Estoy lesionado.

Lo que según el fisio era una microrrotura sigue siendo una microrrotura o algo terriblemente parecido. Hoy salí a rodar un ratillo. Del minuto 1 al 10 troté como los ángeles, por la hierba y sin molestia alguna. Eran prácticamente 10 días de reposo, tratamiento y recuperación funcional más con la bici que con la elíptica. Eso, 10 minutos fantásticos y en el 11 un pinchazo. Paro de golpe y me voy para la ducha. Vuelvo a cojear. El rodaje ha terminado.

En términos eminentemente prácticos el tema, antes de esta mañana estaba en dos situaciones de las que debía elegir una: prepararme o cuidar la lesión. Intenté tomar el camino del medio, y esperé a no sentir molestia alguna y haber trabajado en esas condiciones un par de días más en el gimnasio para salir a rodar suaaaave, con las taloneras de silicona puestas, por la hierba, y aún así el gemelo pinchó.

Ahora sólo tengo una opción: recuperar el músculo, aunque no estoy muy seguro de para qué. Bien, supongo que si descanso 15 días podría resolver el tema. Entonces me quedarán 7 para el maratón, por cuya línea de salida debería aparecer después de estar 25 días sin correr (ya sabemos que la semana antes no es momento para grandes kilometradas ni duras series). Eso sí, estaría sano. Hasta aquí las suposiciones, ahora mi planteamiento.

Lo más importante, prácticamente lo único relevante (deportivamente hablando) es poder correr, ni lejos ni rápido, sólo correr. Para eso es necesario estar sano. Por tanto no arriesgaré el músculo y sí arriesgaré mis opciones de terminar la carrera. Es decir, recupero tratando de no perder demasiada resistencia aeróbica a través de la bicicleta y la natación (donde el gemelo no da señales de vida) y esperando que algo quede de estos 4 meses de entrenamiento después del parón, me presento en la línea de salida del maratón el 1 de marzo y corro tranquilito hasta que no pueda más. Entonces saco 20 euritos del bolsillo y me meto en un taxi hacia la zona de meta. Si la mecánica aguanta yel cuerpo me lleva corriendo hasta el final me ahorro el taxi, cruzo ese arco sin mirar al reloj, con la mejor de mis sonrisas y me apunto el cuarto maratón. Veremos.

Salud, mucha salud, y buenos rodajes a todos.

12 comentarios:

Javier HG. dijo...

RECUPERA PRONTO SLOW, QUEREMOS VERTE VOLAR, sguro que si, mucho animo y un abrazo.

javier

Carlos dijo...

Lo justo Pepe. Arriesga lo justo, y si sales en el maratón no esperes a que el gemelo duela. Que con un dorsal puesto siempre es más difícil parar y nosotros no nos ganamos las habichuelas con esto. Ya habrá más carreras.

Mucha suerte. ;-)

Kal dijo...

Yo también tuve hace unas semanas un conflicto con un gemelo. Son así, unos desagradecidos. Dejas de llamarlos pantorrillas y se rebelan, los muy creídos.

Se trata de disfrutar. Nada más que de disfrutar.

Pues eso.

Salud!!!!

Joan Josep dijo...

Ànims Josep, ja veuràs que arrivaràs a Barcelona en condicions de fer la teva cursa. Sols cuida´l una mica aquests últims díes.

Amb el fons que tens, unes setmanes parat no et perjudicaran gaire.

Arreveure.

mayayo dijo...

aupa pepe, ya veo que la botella esta siempre, siempre medio llena. Animo! Estaré en Barna foteando, asi que espero que la moral que le vas a echar tenga premio y pueda verte cruzando esa cuarta meta. Suerte valiente!

santipalillo dijo...

Pues entonces mucha suerte Pepe, aunque tienes poco tiempo para recuperar el gemelo participar en un maratón, aunque no se haga entero, siempre es algo digno de hacerse.

Saludos a las chicas

SlowPepe dijo...

Queridos amigos:
Pues muchas gracias por esos ánimos, que llegan en un momento de vacas flacas moralmente hablando. El gemelo duele a la menor tontería y no se trata de que me cueste entrenar, sino que me cuesta incluso caminar. De todos modos voy a tomármelo con filosofía, no tumbándome a filosofar pero sí empezando en la piscina (ahí no duele) y montando en la bici en cuanto pueda. En el momento en que llegue el día de decidir ya decidiré. De todos modos ese apoyo ayuda. Gracias otra vez.

Pepe

Pablo*NSN dijo...

Me parece tu planteamiento muy inteligente... salvo lo del taxi: ¡estúdiate mejor el plano del metro, hombre, que ese día la ciudad tendrá el tráfico empantanado! ;-) Por lo demás, espero que no tengas que usar ni el metro ni el taxi. Me sumo en todo caso a los ánimos de todos los anteriores. ¡Aúpa!

Cano dijo...

Hola Slow

Me presento: soy un corredor paquete que lee tu blog casi desde que empezaste, no lo leo muy a menudo pero de vez en cuando me paso por aquí.

Siempre me has animado, y me he reido con tus posts, y hoy te veo en baja forma, eso no puede ser.

Los cristianos dicen: Santo no es el que no peca nunca, sino el que cuando peca, pide perdón se levanta y sigue dándolo todo.

Pues eso, si nos lesionamos hay que curarse, y curarse bien, y luego otra vez arriba a correr, a preparar triatlones, a currar, a cuidar de la familia, a darlo todo.

Un abrazo y disfruta de los kilómetros.

trimolon dijo...

Animo Pepe, tu recuperate, aun tienes mucho camino que recorrer. De todos modos si llego al km 41 de la Maraton en barna me gustaria que estuvieras alli para recorrer el ultimo contigo,un abrazo.

antonio dijo...

sabia decisión. Cumplirás el doble objetivo: terminar sin elevadas pretensiones el maratón y recuperar el gemelo.

SlowPepe dijo...

Bueno, contesto un siglo después...

Pablo, Cano, Trimolón y Antonio: se agradece el ánimo. Estoy nadando en un mar de dudas. Supongo que antes o después habrá que probar ese gemelo y llegar a alguna conclusión.

Una vez más, disculpas por la desconexión y gracias.