miércoles, 4 de abril de 2007

DOBLETE DE AGUA


En la línea de tomármelo con calma y pasarlo bien, después de dar ayer con un camino de esos de ensueño (cuyas fotos algún día colgaré) por el que troté más de 12 placenteros kilómetros, hoy me había propuesto una sesioncita de mil metros en la piscina. Calentando un poco, nadando seguidito y sin sobresaltos y estirando después, ya tenía los sudores del día cubiertos. Pero claro, somos enfermos de esto, y a las nueve de la noche me encontraba vestido para matar, mallas, camiseta y chubasquero, bajo una fina pero pertinaz lluvia para otro de mis rodajitos suaves. Reconozco que he salido porque llovía, y hace tiempo que no corría lloviendo. Casi había olvidado lo bien que me hacen sentir este tipo de situaciones. Es como si dominase a la naturaleza, haciendo algo en un momento en que se supone que no debería. Llovía de verdad, y la gente habrá pensado que estaba loco, a esas horas y con la que estaba cayendo, pero yo digo que los locos son ellos, por perderse estas cosas. La ducha calentita me ha sentado muy bien, porque hacía algo de frío. Ahora estoy aún sintiendo los narcotizantes efectos de las endorfinas. Que llueva, que llueva, la virgen de la cueva...

6 comentarios:

Ana dijo...

Pepe, perdona que ande últimamente un poco ausente, estoy muy "padentro" y muy liada.

Me parto con lo de "vestido para matar", si es que no tenemos remedio, jajaja. A ver si pasa el tirón y me pongo al día. ¡Qué envidia me das, compañero, que tú ya has pasado lo peor! :D

SlowPepe dijo...

Anita, a tu ritmo. Si nos agobiamos ya no mola. Siempre estáis ahí, con eso basta. Ahora el último empujoncito, a conservar la mecánica y a triunfar. Te lo has currado tan bien que no tienes otra que hacer una buena carrera, en el tiempo que sea. Aprenderás más en esos 42km que en meses de entrenamientos. Al menos así fue en mi caso. Un besote y a por ellos.

irishdecai dijo...

Pepe, tengo compañeros que piensan todos igual que tu, en cuanto a la lluvia se refiere. Pero, a mi no me hace tanta gracia, no puedo conservar los ritmos y en las paradas de recuperacion me hielo y no digamos nada de un resbalon. Lo unico bueno, la gente no te estorba por las aceras. Ya te digo, sois mayoria, igual el bicho raro soy yo.

SlowPepe dijo...

Irish, para gustos los colores. A mí me produce una sensación muy agradable. Además soy de los que se recalientan con facilidad, y así ando fresquito todo el tiempo. La única queja viene cuando las zapas ya no pueden absorver más agua, y sientes cómo corre el líquido elemento entre los dedos de los pies a cada zancada. Eso ya no mola tanto.

PLUM dijo...

PEPE: es que el ISIH es un sieso, solo le gusta mojarse por dentro, y como ahora no lo hace te sale con esas :)

Yo siento lo mismo que tú, e incluso he "disfrtuado" unas cuantas ocasiones de las de hacer las zapas ¡chof! ¡chof!, y por el campo cayendo relámpagos a tiro de piedra, y 42km muerto de frio y calao hasta los hueso, y... no sigo que cuando veas llover no sales ni a comprar el pan, jajajaja

Salud. PLUM

anita dijo...

yo soy de las tuyas pepito, ami la lluvia me encanta para correr, y creo que ahora leyendo le voy dando porque, eso que ponés de "Es como si dominase a la naturaleza"... me parece que vien epor ahi!