domingo, 6 de septiembre de 2009

TRIATLÓN 1 - SLOWPEPE 0


Ayer, para centrarnos un poco. Primera edición del (esperemos longevo) Triatlón de Ciutadella. En poniente, una vez más, toman la delantera a todos a la hora de liarse la manta a la cabeza con lo de montar eventos. Un 10 para ellos. 102 inscritos y mucha ilusión en la gente del deporte en la isla. Gran acierto de empezar con la distancia Sprint (750 mts. nadando, 20 km. en bici y 5 km. corriendo), al alcance de más de uno que en su vida hubiese pensado que haría triatlón, y por tanto con ese carácter popular-popular que tantas cosas buenas hace por el deporte en este país.

Además, personalmente suponía mi debut en un triatlón "de verdad", con jueces, reglamentación de estricta aplicación, piraguas en el mar, box con alfombra y conos en el circuito. De los 102 puede que 50 (o más) fueran amiguetes, lo que resulta aún más atractivo si cabe. Pues allá que nos vamos.

Empezamos nadando, como corresponde. Con el claro objetivo de no recibir demasiados golpes, me sitúo en el extremo menos concurrido del grupo, el más alejado de la primera boya, como es de suponer. Prefiero nadar algún metro más y llevarme algún palo menos. El pistoletazo me sorprende con las gafas en la mano, pero enseguida me pongo en marcha, un poco acelerado al principio, por novato, pero poco a poco cada vez mejor. Me relajo y me centro en la técnica de cada brazada, levantando la cabeza esporádicamente para relocalizar la primera boya. Llego al giro más cómodo de lo esperado, y subo un poquito el ritmo hasta alcanzar de nuevo la playa. Primer tercio concluído con éxito. He disfrutado nadando.

En la transición empieza el espectáculo. Hemos sido avisados por los jueces reiteradamente de que no podemos descolgar la bici sin ponernos el casco y atarlo, que es importante hacer primero una cosa y luego la otra, y con el orden de los factores se me altera el producto: me pongo primero los calcetines, luego las zapatillas de la bici y entonces veo que no tengo aún el culotte en su sitio. Papelón para ponérmelo porque se engancha repetidamente en las calas de las zapatillas, y por fin mi transición resulta prácticamente la mas lenta de todos los participantes.

La bici empieza muy bien porque (gracias a mi pésima transición de casi 4 minutos donde otros no tardaban mucho más de 30 segundos) Ángel que es un buen ciclista y no piensa correr después me da alcance y me ofrece su rueda, ya que la primera parte del circuito es muy ventosa. Me lleva, pues, en este tramo y en la segunda parte de la vuelta volamos adelantando a bastantes ciclistas. Sigo pasándomelo en grande. Esto del triatlón es para recomendarlo... hasta que a mitad de la segunda vuelta, en un tramo bastante bacheado doy un llantazo a un agujero y reviento la rueda trasera.

Paro enseguida y me planteo la situación. Opción A, me retiro y ya está. Opción B, cambio la cámara a la rueda y termino como sea. Yo nunca me retiro. Manos a la obra tirando de la poca pericia que tengo para estas finas tareas. Cambio la cámara con éxito, monto la rueda sin mayor problema y empiezo a hinchar. Nada. La válvula de la cámara de repuesto está rota. No entra aire. Se acabó.

Estoy tirado en la cuneta, a 3 kilómetros de la zona de meta, con una cámara reventada en una mano y una bici inservible por deshinchada en la otra. Me cago en todo lo que se mueve y empiezo a caminar. Casi 40 minutos después (prueben a andar sobre asfalto con zapatillas de ciclismo) aparezco por boxes a recibir el sentido pésame de mis felices compañeros. Les saludo con un gruñido como corresponde a mi estado de ánimo y espero a que todo lo demás termine. ¿Ya está? Para casita.

Al día siguiente (hoy) me levanto a las 7 a.m. (en domingo) y decido que la mejor forma de quitarme el mal rollo es salir a trotar. Al final poco más de 15 kilómetros. Estirar, una ducha y como nuevo. Esto me gusta mucho.

Salud a todo el mundo!

16 comentarios:

Jordi Xano dijo...

Joder, qué putadón... ya tiene narices pinchar en 20kms... pero bueno, hay que mirar el lado positivo. Has estado cómodo en los dos tercios de la carrera y el tercero lo tienes ya superpreparado, ¿no?

La próxima vez, te recomiendo que te quites las zapatillas de ciclismo. Te lo digo por experiencia, era ciclista y eso me ha pasado más de una vez. es preferible andar descalzo por el arcen que ir destrozando los enganches de pedal (que los habrás dejado para el arrastre)

Insisto, ánimo para el siguiente, que esto lo tienes dominado.

Por cierto, lo de YO NUNCA ME RETIRO me ha llegado al alma. Te estas convirtiendo en un ídolo para mí.

manuel binoy dijo...

Dí que sí, ante las adversidades, ante los accidentes fortuitos, ante los golpes de mala suerte que a veces nos puede dar la vida o una carrera, no nos queda más remdio que resignarnos y pactar con el buen humor no sin antes haber luchado y haber intentado todo lo posible por continuar encima de la bicicleta en este caso. De todas maneras llego a deducir por lo que escribes que a pesar de todo has disrutado y te lo has pasado bien. Perfecto. En el oróximo, que lo habrá, te desquitas. Un abrazo y saludos.

SlowPepe dijo...

JORDI: Lo peor es que me lo estaba pasando en grande y se me chafó la guitarra. Te aseguro que pensé en quitarme las zapatillas de la bici porque como sabes o andaba de talones o machacaba las calas, pero lo mismo las hubiera tirado al container más próximo, o sea que seguí caminando con ellas. Mañana miro a ver si todavía sirven.
Eso de "yo nunca me retiro" es porque mis marcas son una auténtica ruína, y por eso no me condicionan nunca el acabar. Si las cosas no van del todo bien, más despacito llego (salvando casos en los que me haga daño de verdad que, toco madera, no se han dado aún). Uy, uy, "ídolo", quita, quita... Saludos.

MANUEL: Lo del humor viene ahora. Ayer llevaba un cabreo de la leche, porque después del follón de cambiar la cámara, la de repuesto decidió hacer huelga y eso me puso de muy mala leche (eso, y ver cómo iban pasando todos y diciéndome "ánimo que queda poco" y cosas por el estilo).
Lo de pasarlo bien va en el contrato. Incumplir esa cláusula me llevaría a rescindir mi vínculo con el deporte. A ver si dura...
Saludos también.

Joan Josep dijo...

Quedate con la lección de llevarte mas de una cámara en el próximo triatlón. Lo mejor de lo que cuentas es el espiritu de no abandonar nunca. Así se hace.
Un saludo.

SlowPepe dijo...

JOAN JOSEP: Seguramente habría bastado con revisar el material antes de salir. Eran sólo 20 km de bici y yo duré poco más de 7.
Se abandona cuando no se puede seguir. Si se puede, se termina, aunque sea entrando el último (que conste que iba para 1h40-1h45 y él último entró bastante más allá de las 2 horas, por lo que con el pinchazo y todo hubiese entrado dentro del control).
Abraçades!

Xocas dijo...

He llegado a tu blog por casualidad y me encuentro con la misma historia que me ocurrió a mí en julio. Tuve que retirarme en mi primer triatlón en el segmento ciclista porque me rompió el cambio. Ánimo, debuté con éxito unas semanas después! Es un gustazo quitarte la espina.

Santi Palillo dijo...

Tranquilo Pepe, acuérdate lo que desean los gitanos a sus vástagos, nada de buenos principios (chiste malo peto...).

Ha sido un accidente, no podías hacer nada más, en el siguiente te desquitas.

Alex dijo...

Luchaste hasta dóde podías y hasta ese momento disfrutaste. Pues ya está. Sigue disfrutando aunque te enfades que no era para menos la putada.

Tovarich Javo dijo...

Lo importante es que durante la carrera has disfrutado de ella y que has tenido buenas sensaciones.

El pinchazo es la mala suerte de los grandes deportistas.

Suerte para la próxima.

Pau dijo...

Para mi eso, no es una victoria del Triatlón a Slowpepe, simplemente un empate, además de un buen entrena y por lo que dices grandes sensaciones.
A mi me pasó lo mismo en una carrera de BTT... es lo que hay.

jose luis dijo...

Animo!!! que este partido lo juego a "2" fijo...De momento 1-0..pero no tengo duda de que remontamos en la segunda parte!!!!

Commedia dijo...

No sé dónde la voy a meter pero ahora mismo me compro una segunda cámara.

Ánimo, Pepe, que así es como se forjan los hombres de hierro.

VICMAN dijo...

Todos tenemos un mal día. Lo importante es mantener la mentalidad de "Yo nunca me retiro".

Ánimo.

Me estoy preparando para mi debút en la Maratón de Barcelona 2010 y, urgando por ahí, me he encontrado con tu blog y tus super-crónicas. Espero que me eches una mano.

http://fernandezalacarrera.blogspot.com

SlowPepe dijo...

XOCAS: De 102 que éramos, 9 abandonaron por pinchazo, ya ves. A ver si puedo seguir tu senda y sacarme la espinita pronto, aunque sea a lo bestia porque mi próximo tri será un medio Ironman...

SANTI: Eso, eso, en el siguiente, con o sin gitanos, jejeje.

ALEX: Lo malo de pillar tal rebote es pagarlo con aquellos que se acercan a animarte. Por suerte tuve tiempo de enfriar el caldo y disculparme por ellos, que son tan buenos que me hicieron creer que las disculpas no eran necesarias.

TOVARICH JAVO: Eso de la suerte cuenta más en el tri que en la carrera a pie, porque cuanto más dependemos del material más fácil es joderla. Te agradezco los buenos deseos para lo siguiente.

PAU: Las buenas sensaciones me duraron 750 metros en el agua y poco más de 7 km sobre la bici. Un debut es un debut, por mucho que hubiese entrenado los tres segmentos seguidos con amiguetes. ¿Empate? Es un modo de verlo. Seguiremos.

JOSE LUIS: Pues gracias por ese voto de confianza quinielístico. Hombre, espero no pinchar siempre, por lo que ganar, creo que al final ganaremos (ya sabes que se trata de llegar sanos a la meta, eso es todo). Gracias.

COMMEDIA: Lo de la segunda cámara no sé si es la mejor idea. Era un sprint, y casi todos andaban sin repuestos, porque cualquier contratiempo te sacaba de la carrera. Es como un 1500 en pista en el que te quieres parar a estirar por unos calambres. Luego ya no es que no tengas opciones, sino que estás prácticamente fuera. Yo quise cambiar y no me salió. Un segundo cambio significaba llegar con el arco de meta ya desmontado. De todos modos ya es mala suerte que ni cambiando pudiera terminar.

VICMAN: Lo de no retirarse tiene truco porque se basa en el principio de que la marca va a ser una ruína de todos modos, y así es más fácil.
Suerte con tu preparación de Barcelona. La verdad es que no soy un pozo de sabiduría precisamente, pero si necesitas algo que esté en mi mano no dudes en decirlo. Además, con un poco de suerte podré saludarte el día de la carrera. Si todo sale bien la correré también.

Saludos a todos y gracias por participar.

Lay dijo...

que mala suerte compañero, seguro que a la segunda se te da mejor, rendirse nunca, a por la siguiente.

Carlos dijo...

¡Venga Pepe!, el título de la entrada me había asustado. El triatlón no te ha vencido: has tenido mala suerte y punto. Así sales con más ganas al próximo..., que no tardará, seguro, a juzgar por lo bien que lo pasaste haste ese reventón.

Un abrazo. ;-)