miércoles, 9 de septiembre de 2009

LO QUE HAY QUE TENER

A veces pienso que no tengo lo que hay que tener para meterme en los berenjenales en los que me meto. Me explicaré.

Andaba revisando todo el material fotográfico correspondiente al triatlón del sábado pasado, cosas de esto del Facebook (al que empiezo a verle alguna utilidad aunque sigo sin saber cómo va) y pensando que el mundillo del triatlón seguramente supone una vuelta de tuerca más al deporte popular de este país. Antes, cuando me presentaba a una carrera cualquiera, tenía claro que había 3 o 4 tíos (o tías) que peleaban por ganarla, 10 o 12 que eran la élite, 25 o 30 que eran populares con talento y 120 km a la semana y luego estaba el resto. Ese resto se dividía a su vez en un 40% de tipejos (y tipejas) que aún corrían que se las pelaban, otro 40% que algún día habían corrido o algún día correrían bastante y mi 20%. En ese último 20% estábamos los desheredados del atletismo, aquellos que no pretendíamos batirnos demasiado el cobre por una marca o aquellos que no podíamos pedirle a nuestra maltrecha anatomía mucho más que llegar felices a la meta. Y a lo mejor he sido generoso con el porcentaje.

Bien, pues en el triatlón es aún más difícil encontrar a gente de mi grupo. Incluso aquellos a los que se les suponía novatos, que por conocer personalmente sus historias uno sabía que llevaban menos kilómetros sobre la bici o largos en la piscina, incluso ellos, ex-futbolistas, ex-baloncestistas o ex-fiesteros conversos, resulta que andan como motos en esto del trideporte. Y no sólo eso, sino que se presentan a su primer examen vestidos con trajes siderales en los que uno no cabría ni estando dos años a lechuga y tomate, se meten en el agua con más ganas que recursos técnicos y para cuando llegas al box ya hace rato que dan vueltas al circuito sobre alguna bici prestada. Lo disfrutan pero no será fácil que repitan el año que viene, porque lo mismo entonces están jugando a futbol-7 o paseando a su segundo retoño. Eso sí, a ellos se les da bien y a ti no, ellos tienen "lo que hay que tener" y tú tan sólo ganas de estar ahí. Y que conste que la mayoría de ellos son amiguetes a los que les apena verte abandonar y aguantan estoicamente tu mal humor en la línea de meta.

No sé si tengo lo que hay que tener, pero sí me han dicho que para el que no lo tenga, hay mucho por ahí, y tan sólo hay que mover un poco el culo para hacerse con algo de ello, quizás lo justo para que alcance a formar parte, ni que sea en el mismo final del pelotón de cola, también de esto del triatlón, igual que uno se lió en su vida la manta a la cabeza y empezó a correr maratones sin saber muy bien lo que había detrás de todo ello. Por si acaso, decidí hace un par de meses perseguir a lo bestia mi sueño de juventud, y me inscribí en el Ironman de Frankfurt del año próximo. Ya empieza a ser hora de averiguar cuánto de eso que hay que tener tenemos, y con cuánto debemos hacernos para llegar con salud a la meta de ese carrera de 226 kilómetros.

En la próxima hablamos de entrenamiento, que por ahí se empieza, digo yo.

Salud!

13 comentarios:

Gonzalo Quintana dijo...

Hola, llevo tiempo siguiéndote, desde antes de mi primer maratón en Abril 2009.
Lo de los grupos que describes o "cajones físicos" es una verdad como un pino, esto hace que haya diversas carreras dentro de una única carrera. Los 20 de arriba no van a disfrutar, sino a mirarse de reojo a ver lo que hace el otro y a pasarlo mal si no ganan o si directamente gana el que les cae mal. En la masa del atletismo popular donde yo también estoy eso no pasa, la motivación es acabar bien, pasarlo lo mejor posible y demostrar que puedes conseguirlo. Justo lo que intentas con tu ironman, pero desgraciadamente en el triatlon la categoría popular es muy minoritaria, con lo que los participantes disfrutan menos que en una maratón. Buena suerte.

Pau dijo...

Ets un crack, em quedo amb la frase "vestidos con trajes siderales en los que uno no cabría ni estando dos años a lechuga y tomate". Per cert, dues coses:
1)busca'm al facebook i
2) m'encanta la imatge, te la puc robar per una entrada meva?

Gonzalo, aunque como dice Pepe en el triatlón el nivel es muy alto, especialmente porque en vez de ser 8.000 corredores como en la maratón de Barcelona, somos 500 com en el útlumo tri que he participado, te puedo asegurar que populares, acabadores y hasta la élite disfruta tanto o más que los maratonianos.

Commedia dijo...

No creo que, a estas alturas, tengas que demostrar nada. Todos sabemos ya que si te has metido en la competición de planchadores (iron-man) es porque ahora, más que nunca, te necesitan en plena forma. ;-)

Puede que esté equivocado, pero pienso que en los próximos años el triatlón se popularizará como está sucediendo de forma masiva con las carreras populares. Tardará, eso sí, y los pioneros como tú tendrán que hacer un esfuerzo extra, pero estoy convencido de que veremos cada vez a más gente sin complejos corriendo triatlones.

Los hombres de hierro también dudan, pero ser "finisher" es ya un éxito que no entiende de porcentajes.

Gonzalo Quintana dijo...

Después de alguna observación, he llegado a la conclusión de que el espíritu popular tiene una relación directa con la distancia. Me explico, cuanto más larga es la distancia más porcentaje de populares cuyo placer es acabar bien hay. Cuanto más corta y explosiva es la distancia, menor porcentaje de populares hay. En un triatlón corto hay mayor porcentaje de atletas que van a ganar y que desde la salida están mirando de reojo a sus rivales. Competir en un triatlón corto (sprint) es menos incentivo para un popular que acabar un ironman aunque sea arrastrándote. Lo mismo ocurre en carreras de montaña de largo recorrido, el porcentaje de espíritu popular es mayor ya que el reto es terminar. Cuando todos pueden terminar como en un triatlón, el reto es otro y a veces este reto está lejos del competidor popular.

Ana dijo...

Pepe, sólo por haberte inscrito ya eres mi héroe, si lo terminas ya te hago un pedestal, directamente. Pensaba yo cosas parecidas a las que cuentas, el triatlón aquí no tiene nada de popular, pero quizá en un Ironman no exista esta presión de tiempo sino de resistir hasta el final, ¿no? Quiero decir que gente con mucho talento puede no acabarlo y alguien con menos aptitud genética se convierta en finisher a base de tesón. Hablo sin conocimiento de causa, porque a mí esas distancias todas seguidas se me van a una dimensión que mi cabeza no abarca. Yo creo que vas a demostrar que es así, que con entrenamiento uno termina un Ironman.
Mucha suerte, Pepe.

Carlos dijo...

Muy acertado análisis Pepe. Lógicamente es cierto que a medida que el reto es mayor, el "cajón" del final tiene menos concurrencia, pero siempre habrá algún "loco", lleno de ilusión, con quien compartirlo. Eso sí, también tienes razón en lo de empezar por entrenar...

Abrazos. ;-)

VTA55 dijo...

Pepe, te has dejado un grupo de personas que para mi es el imprescindible: "el que siempre disfruta participando le vaya bien o mal". Y de esos tu eres el pionero.

A cuanta gente has enganchado a las carreras, cuanta gente no le tiene miedo al medio maratón gracias a ti. De todos los grupos que has dicho el tuyo es de los más importantes.

Cuidate.

maratonman dijo...

Estimado Pepe en realidad de la gran dificultad que tiene tu reto hay unas reglas basicas para alcanzarlo,tener tiempo para entrenar,tener ganas,creer en ti,ponerte a dieta o si o si y si no sera algo mas complicado nunca imposible y que no haya lesiones que te rompan el ritmo de entrenamieto,es asi de facil y complejo al mismo tiempo.Las reglas son claras habra que contar con suerte para que nada se atraviese en tu camino y todo acompañe.Tu puedes.
Un abrazo.

SlowPepe dijo...

GONZALO: Bienvenido, lo primero. Sobre tu reflexión (sobre ambas, quiero decir) no puedo estar más de acuerdo. El triatlón es aún minoritario, y puede que empezando por ahí encontremos las respuestas.

PAU: Potser un "catacrack", jejeje. Ja estàs fitxat al facebook, i la imatge, com pots suposar, no és meva, sinó punxada vilment del google images. En tens la cessió de tots els meus drets (zero drets, però tots teus).

COMMEDIA: Pues mira que en casa se reparte toda tarea susceptible de ser repartida, barro, friego, cuido de las plantas, hago biberones, cambio pañales, pongo lavadoras y secadoras, pero eso del "ironing" no es lo mío.
A ver si el otro "ironing" se deja...

ANA: Cada vez más gente se propone el reto del IM y llega razonablemente bien a la meta. Pienso que ya no es un tema de heroicidades, sino de entrenar inteligentemente y tener buena cabecita el día D. Mi conocimiento de causa es tan limitado como el tuyo, pero como tú, también pienso que los ritmos en una prueba de 16 horas permiten a gente sin más talento que el tesón para prepararse y competir, afrontar el reto con éxito. Gracias por tanto buen deseo. Lo mismo para tus retos.

CARLOS: Una observación, a ver qué te parece. Dices que a mayor reto menor concurrencia, lo que tiene su punto de lógica pero... Las inscripciones para Frankfurt se llenan (2500) en menos de 24 horas. Mucha gente se queda fuera. Cierran por el tema de infraestructura organizativa (la natación y la bici no admiten demasiada masificación), pero si no lo hicieran afirman que tendrían 25000 o 30000 participantes, en una prueba en la que el tiempo medio invertido supera las 13 horas... Para pensar, ¿no?

VTA55: Disfrutar es la condición básica. Por eso hacemos las cosas que hacemos en nuestro tiempo de ocio. Empezamos por salud o lo que sea, pero si seguimos en la brecha es porque nos gusta, a todos, no sólo a mí.
Lo de animar a la gente sólo ha consistido en contar lo que hacemos nosotros. Luego ellos ven que si alguien sin talento como yo mismo puede, ellos también deberían poder. Nada más. Luego se enganchan los que dan con el punto, y disfrutan. Los otros lo dejan, pero hay que asumirlo porque esto es como todo: si te gusta repites y si no a otra cosa.
Gracias por tanto aprecio. Es mutuo.

MARATONMAN: A mi me gustaron las reglas que me dictaron tiempo atrás, para conseguir la medalla de finisher del Ironman:
1. Nadar mucho
2. Pedalear mucho
3. Correr mucho
4. Descansar mucho
5. Tener una buena cabecita para el día de la carrera.
Aún así, estoy bastante de acuerdo con lo que dices.

Saludos a todos

Nka' dijo...

Hola Pepe, muy de acuerdo contigo en cuanto al tema de la maldita competitividad de estas competiciones.

Iba a ponerte un megacomentario comparando susodicho trideporte en Espanya y en Inglaterra, pero si acaso lo hago en mi blog y te aviso, que poner muchas lineas de comentarios no es gueno pa nadie :D

Solo dejarte el comentario que hizo mi mujer (inglesa) cuando vino de espectadora a su primer Triathlon: "It's been a revelation, I though everybody was going to be extremely fit people"

En castellano: "Toda una revelacion, pense que todo el mundo iba a ser un mazas de cuidao".

Animo, y te aseguro que en Frankfurt metidos en tu cajon van a haber mas de los que crees!

Nka' dijo...

Pepe, aqui et dejo el link con mi comentario a tu post ;)

mayayo dijo...

aupa pepe.

parece que aun dura un poco de resca del pinchao maldito, no?
que si, que el tri es muy poquito popular (aun). que llegará. y que gente como tu sois los que abris el camino..

Y adelante con tu ironman, porque no? El caso es que -acabes o no- si de veras lo preparas durante este tiempo, seguro que en el camino a Frankfurt llevarás tu cuerpo y tu cabeza (y a nosotros tus lectores) a sitios donde nunca pensaste que pudieran -pudieramos- llegar. ¿Puede haber algo mejor? :-D

Insisto ¡Despertá, ferro!

Lander dijo...

Algunos nos fijamos más en los de la parte final del peloton que en los de delante.(no solo porque hay más chicas jijiji) Para mí desde que te conocí eres un ejemplo y me has quitado algún complejillo tonto por ir ahí atras, con lo cual, cada uno en su sitio y todos somos importantes.
no había visto tu mala suerte del otro día... mucho ánimo con tus entrenos y un saludo