lunes, 8 de febrero de 2010

CORRIENDO CON CARLOTA

Cuando apostamos por la paternidad fuimos convenientemente advertidos de los cambios que la niña iba a ocasionar en nuestro estilo de vida. Personalmente sabía que Carlota iba a exigir mucho tiempo de calidad que, como no nací millonario, debía salir del que dedicaba habitualmente al ocio, en buena parte lo llenado por el entrenamiento.

Inmediatamente pensé en el carrito. Mi santa no tragó con "el mónstruo de las tres ruedas" por aquello de tener (ella) un coche pequeño y nuestra casa demasiadas puertas. Habiendo comprado para Carlota el clásico carrito compacto y práctico con el que no se puede salir a correr, fijé mi objetivo en uno de esos "babyjogger" tan molones, ruedas grandes y finas, y precio por las nubes. Como mi cumpleaños estaba lejos, los reyes no se iban a mostrar demasiado generosos y la paga extra estaba más que gastada el proyecto durmió el sueño de los justos y salir a correr con Carlota tuvo que esperar... hasta hace unos tres meses.

Un conocido iba a jubilar un carrito de tres ruedas en buen estado. Hablándolo se ofreció a prestármelo, pero ya se sabe lo que pasa con estas cosas: las usas, las usas y las usas y para cuando debes devolverlas te mueres de vergüenza por el estado en el que se encuentran. Le pedí que le pusiera precio, llegamos a un acuerdo justo y me llevé el carrito a casa. Tras un leve mantenimiento apretando un par de tornillos, repasando las ruedas y dando una manita de lubricante a las partes móviles el nuevo bólido de Carlota enseguida funcionó de maravilla.

No diré que lo hayamos usado mucho, la verdad. El invierno está siendo duro por estos lares, con frío, viento y humedad, y una cosa es que Carlota y yo queramos salir a correr juntos y otra muy distinta es que arriesgue la salud de mi hija de modo innecesario. Eso sí, cuando hemos salido la experiencia ha valido la pena. Le monté un saquito de esos de invierno, y Carlota se acurruca dentro de él y se pasa todo el rodaje riendo.

Hay un par de cosas interesantes que apuntar con respecto a esto de correr con el carrito del bebé:

Lo primero es esperar a que el bebé tenga fuerza suficiente en el cuello como para no lastimarse con los baches. Normalmente eso sucede sobre los 7 meses, aunque puede ser un poquito antes (sobretodo si se hace sólo asfalto) o un poquito después en función de cada bebé. Después recomiendan acostumbrar poco a poco al pasajero. Yo no tuve ese problema porque a mi hija todo lo que sea salir de casa le encanta y ya pasamos el verano yendo en bici de aquí para allí con una sillita frontal de la que tengo que hablar algún día (una auténtica maravilla).

Otra cuestión importante es el ritmo: como es lógico hay que bajar un poquito el pistón porque se trata de reservar fuerzas para empujar el carrito (sobretodo se nota la más mínima cuesta), para ir comentando la jugada con el bebé (con mi hija contamos gaviotas, saludamos a las vacas, ...) y andar un poco pendiente de si se quita los guantes y los tira por la borda, si se duerme y se descoloca, etc.

En cuanto a la técnica, encuentro difícil correr con las dos manos en el carrito, porque mis hombros están acostumbrados a bascular para contrarrestar la rotación de mi cadera (como en cualquier otro ser humano, ni más ni menos). Es más sencillo empujar el carrito con una mano y mover en libre braceo la otra extremidad superior. Conduzco mejor con la derecha, pero estoy aprendiendo a hacerlo también con la izquierda, por aquello de entrenar compensado. Hay que saber que la rueda delantera de un carrito que sirva para correr no es direccional (es fija) y hay que estar un poco atento también a si hay que levantar el carrito tanto para superar obstáculos como para girar cuando la curva es curva de verdad. Aún así, con una mano el carrito s se dirige bien sin levantar la rueda delantera si los giros son suficientemente suaves.

Lo dicho, toda una experiencia tanto para el papi (o la mami) como para el bebé. Absolutamente recomendable hablando desde mi experiencia (limitada pero intensa). Carlota se pone a aplaudir cuando ve que empiezo a vestirme de romano y saco su anorak y su gorro orejero preferido.

Salud y buenos rodajes, solos o tan bien acompañados como podáis.

16 comentarios:

Crazysoul dijo...

Menuda explicación técnica amigo, he tomado buena nota, este verano quiero sacar a mi pupilo Claudia en algún rodaje, ya sea en silla de 4 o 3 ruedas.
Ánimo y a seguir con esa ilusión!
Un abrazo campeón

SlowPepe dijo...

CRAZYSOUL: No es ley, amigo. Supongo que cada uno irá según sus sensaciones. Mi tema era ese, pero si te sirve, perfecto. Eso sí, si tienes ocasión prúebalo, porque salir a correr con tu bebé es sencillamente especial. Abrazos.

Gonzalo Quintana dijo...

Pepe, pronto gobernará tu vida y pasarás a ser un cero a la izquierda. Te convertirás en "ese señor que sale a correr y que vive en casa". Si te lo trabajas bien, en poco tiempo te hará de liebre, pero durará poco, luego ya no podrás cogerla. Un saludo,

Lander dijo...

Tengo dos amigos que lo utilizan y estan encantados.
Un saludo Pepe

SlowPepe dijo...

GONZALO: Ya gobierna mi vida, querido, desde el primer día en que apareció por este mundo. En realidad puede que incluso desde antes y todo. En fin, que sarna con gusto no pica (dicen). Lo de no poder seguirla está cerca. De momento todo es perseguirla porque no para quieta. Saludos.

LANDER: Es que es para probarlo. La verdad, si lo sé lo hago antes (mañana cumple 15 meses la niña). Saludos.

VICMAN dijo...

me apunto tus palabras para cuando me animé a ir a por otr@ runnercit@.

Alex dijo...

Siempre me dio envidia cuando veía a gente corriendo con sus hijos y las mías eran pequeñas, nunca tuve uno de esos, también es verdad que el clima de Pamplona no ayuda. Yo he visto a alguno terminar la behobia con un carro de esos ¡tela!

miss dijo...

要友誼長存,我們必須原諒彼此的小缺點。 ..................................................

Jordi Xano dijo...

Qué bueno, tio... siempre he querido tener uno de esos y salir a correr con mi hija. ¿Cuantos kilos de niña aguanta un carro de esos? Mi "vástaga" ronda ya los 15 kilos. Creo que se nos ha pasado el arroz... cachis!

Lo de la sillita delantera de la bici me interesa... no dejes de contarlo!

Ánimo!

mayayo dijo...

jaja, una foto para la historia pepe.
Lo mejor de todo, el entusiasmo de la pasajera viendo los preparativos :-))

Santi Palillo dijo...

Qué bueno Pepe, me alegro que salgáis juntos, supongo que con la nevada que habéis tenido hoy habréis perdonado el paseo ;-)

te veo ya experto en la materia, ya te pediré consejo si se me ocurriese hacer lo mismo con W.

Un triabrazo.

Commedia dijo...

Por razones que no vienen al caso yo ni me lo planteé, pero debe ser una experiencia estupenda. Tu niña parece disfrutar un rato largo.

Eso sí, no llego a comprender a los que llevan a sus hijos a una carrera. Una cosa es un entreno y otra distinta competir y, de paso, poner en peligro la integridad de otros (sé que ésto puede no ser muy "popular" decirlo).

Abrazos.

Sylvie dijo...

Pero qué mayor está ya Carlota!!!!!!!!
Me alegro de que vayas disfrutando ya de esas corredurías junto a ella, a pesar del frío invierno.

Y otra cosa...¿es hoy tu cumple??...Felicidades por si acaso.
Besitos.

maratonman dijo...

Felicidades Pepe con mucho retraso por esa paternidad,que seguro disfrutas cada dia y veo que tienes otra modalidad de entrenamiento,empuje de carrito de bebe,no paras de probar cosas nuevas,culo inquieto,seguro te viene bien para el triatlon.Ya veo que a la niña le vas metiendo el gusanillo,eso esta muy bien.Un abrazo y a seguir disfrutando¡¡¡.

Carlos dijo...

¡Qué bonita experiencia Pepe!. Mira las últimas entradas de este amiguete, entusiasta de correr con el carro y sus peques:

http://cabesc.blogspot.com/

Un abrazo. ;-)

SlowPepe dijo...

VICMAN: ¿otro? Hay cochecitos biplaza...

ALEX: Si en Finlandia dejan a 15 bajo cero a los recién nacidos para que se curtan desde el principio, abrigar a nuestros retoños es lo mejor para que no se pierdan una jornada al aire libre (aunque todo tiene sus límites, ¿no?)

JORDI XANO: Mi hija pesará unos 12 kilos, aunque hay gente que corre con criaturas de 2 o 3 años. Supongo que todo depende de las ganas de empujar que tengas...

MAYAYO: Entusiasmo tras el rodaje. La foto fue al llegar. Se lo pasa muy bien la bribona: cuanto más rápido mejor, pero el que empuja no está para tantas alegrías...

SANTI: Si un día te llevas a Will verás como cambia tu perspectiva de todo esto. Vas a ser como Paco Garabitas, igual de didáctico, pero con el peque...

COMMEDIA: Supongo que depende todo del tipo de relación que tengas con tu descendencia, pero si tratas de compartir cosas, ¿por qué no salir a correr juntos? Lo de las carreras tiene tela, porque primero habría que definir más claramente el término "atletismo popular" y luego, como todo, ver de qué modo puede uno colgarse un dorsal y empujar un carrito a la vez. Si no lo has hecho ya, echa un vistazo al blog de Cabesc (el enlace lo da en el penúltimo comentario el amigo Carlos)...

SYL: Ley de vida, querida, aunque ¡qué te voy a contar a ti! Experiencia recomendable. Seguro que te apuntas a algo parecido (o más bestia) con tu Lunita cuando llegue el momento. Cuidaros mucho las dos...
(Sí, cumplí ya 40. Ando en plena crisis).

MARATONMAN: La cuestión es no parar, y seguir disfrutando de esto en familia. No me preocupa demasiado si salir con el carrito mejorará mi forma física o no. Sólo ando pendiente de pasarlo bien y, sobretodo, que mi hija siga emocionándose cada vez que salimos.

CARLOS: Visité el garito de Cabesc. A lo grande, el Camino de Santiago corriendo y empujando el carrito con su bebé. Este tío es mi ídolo...

Contesto tardísimo, disculpas por ello. Gracias por tanto comentario. Mi escasa actividad tiene mucho más de lo que se merece. Sois muy buenos. Que tengais salud por un tubo.