lunes, 21 de febrero de 2011

LOS 4 PICOS, ETAPA REINA.

Acabo de superar una gripe de campeonato. Una semana completa parado, de sábado a sábado. Supongo que entre los cambios de tiempo y las agresiones que para mi sistema inmunitario supone tanto entrenamiento largo abrieron en su día la autopista de mi organismo a los bichitos que anidaron en él sin anunciarse. Ahora estoy mejor y he vuelto al tajo.

Pocas cosas sin embargo han cambiado. Con el calendario que tengo por delante (en menos de 2 semanas maratón, en abril medio maratón y los 62k del Trail en 6 días y en mayo Ronda y sus 101) continúo con mi anárquica preparación, juntando más o menos a ojo rodajes largos, rodajes algo más vivos, tiradas de caminar-correr y algo de descanso. Todo ello procurando juntar unos volúmenes de supervivencia, que me lleven con mayor o menor calma a cada una de esas cuatro líneas de meta en las que se me espera.

Empezando por el principio, el 6 tomo si todo va bien la salida en Barcelona. Mi 4º maratón en ese circuito (el 6º o 7º total, que no sé si el del Ironman se cuenta) y por primera vez no tengo ni la más remota idea de cuál va a ser mi marca. Como supongo que de piernas no andaré mal del todo imagino que entre las 4h45 y las 5h15 andará la cosa, pero no puedo (ni quiero) ser más preciso. Ya pedí en su día disculpas por profanar la mística del maratón utilizándolo para entrenar, para sumar kilómetros de cara a objetivos venideros.

Lo de la media de Pollença va a ser otra decepción. Los decepcionados serán nuevamente mis compañeros de club, con los que nos desplazamos cada año a esta carrera al grito de "este año sí", en franca referencia a mi incapacidad manifiesta para bajar de 2 horas en esa distancia. Este año será otra vez no, primero porque no puedo, y segundo porque en 6 días, al sábado siguiente, debo merendarme el Trail Serra de Tramuntana (62k, 2200m de desnivel positivo y algo completamente desconocido para mí).

Lo de Ronda queda algo más lejos pero es mi principal desvelo, aquello a lo que dedico cada martes y cada sábado cuando salgo de casa para pasar todas esas horas combinando correr con caminar por la Menorca más rural. Anárquicamente, es cierto, pero pasándomelo de maravilla con el entrenamiento. Si termino las 4 carreras que nos quiten lo bailao. Luego vendrá otra vez el Tri...

Salud y kilómetros.

PS. Aún no tengo las camisetas solidarias. Problemas logísticos en vías de solucionarse las mantienen en la isla vecina. Supongo que no irá la cosa mucho más allá de esta semana y podré empezar a vender solidaridad. Tengo ya muchas ganas.

7 comentarios:

Javier dijo...

cada vez que te leo flipo más... el hecho de plantearte ese calendario es, simplemente, increíble!!! enhorabuena por todo!!! estoy seguro que leeré las crónicas victoriosas de las 4 metas!!!

Tovarich Javo dijo...

Vas a subir 4 picos y todos ellos muy importantes aunque bien es verdad que los 101 será la etapa reina en la que sufrirás y disfrutarás al máximo.

Un abrazo!

maratonman dijo...

20-40-60-100, bonito suena todo eso,creeme que lo menos importante sera el tiempo a realizar,el gran logro sera llegar a la meta en las 4 pruebas o al menos en 3 de ellas,para mi seria en 1 de ellas,las otras 3 son para mi inalcanzables.Menuda tunda te vas a meter en tan poco tiempo y lo de los entrenos alocados,pues mucho no se puede hacer,estamos pasados de peso...y aun asi disfrutamos mucho.Romper la barrera de las 2 horas es lo que queremos y soñamos todos los que estamos del otro lado,pero si realmente lo quieres algun dia lo conseguiras,es solo una dura cuestion de disciplina y fuerza de voluntad que se sume a la continuidad que en mi caso solo se da con la asusencia de lesiones.
Que vaya todo muy bien en esas aventuras.
Un abrazo.

SlowPepe dijo...

JAVIER: Agradezco el tono animoso de tu comentario pero no hay que flipar. Es sólo una cuestión de adaptarse. No puedo ir rápido pues voy lejos, y cuanto más lejos vaya más lento puedo ir. Además en la montaña dan un margen amplio de tiempo para llegar a meta por lo que hasta eso juega a mi favor.

TOVARICH: Los 101 me causan un gran respeto. En Mallorca habrá más montaña de verdad, grandes desniveles, horas subiendo, horas bajando, pero los 101 son una incógnita por su propio volumen (al que hay que sumar las dificultades propias de la Serranía de Ronda). Sufriré seguro, en estas pruebas hay tiempo para ello (dicen eso de "...te va a doler, eso está asegurado..."), pero nadie nos obliga. También disfrutaremos.

MARATONMAN: 21-42-63-101, ¡no me quites kilómetros! jajajajaja... Lo del tiempo aquí ya no hace referencia más a si llueve o hace frío. La marca no existe y el reloj no desgrana segundos ni minutos: lo mide todo en horas. Y no hay nada inalcanzable: el límite lo marcas tú y como dicen mis amigos mallorquines "EL SECRETO ES ENTRENAR".
Lo de las 2 horas en media supongo que caerá algún día, pero aún no es el objetivo. También a ti, si te respetan las lesiones, te llegará el momento.

Gracias por los comentarios. Consideraros virtualmente abrazados. Creí que ya no me leía nadie...

Carlos dijo...

Eres todo un ejemplo a seguir Pepe. Muchísima suerte con tanto y tan ambiciosos objetivos.

Un abrazo. ;-)

mayayo dijo...

Ya has recuperado la salud, Pepe? espero que si, para que puedas repetir otra Marabarna sonriente...y sobre todo, que podamos compartir esos 101 de Ronda a todo tren.
O mas propio de la carrera: a toda cabra! :-)

SlowPepe dijo...

CARLOS: A estas alturas del cuento ya no le servimos de ejemplo a nadie (con cariño). Aquí cada cual hace lo que puede y como no le chafamos la guitarra al vecino porque en el camino cabemos todos pues ya está. Te agradezco el tono con el que siempre me tratas pero no pienso que sea espejo en que nadie se mire (más nos vale a todos).

MAYAYO: Barcelona despacito y sonriendo. Eso siempre. Y verte en Ronda (en la salida, que luego te disparas) va a ser un auténtico lujazo.

Salud!