martes, 18 de septiembre de 2007

MÁS SOBRE PERROS

Miradle a los ojos y entonces decidme que me hago pesado con el tema. Gracias al amigo Wild Runner accedí a unos artículos de Arturo Pérez Reverte para la Fundación Altarriba. Como en esta página cuelgo lo que me da la gana, pego uno de esos artículos que me gustó especialmente. Los otros tampoco tienen ningún desperdicio, pero éste me llegó muy, muy adentro. Es un poco largo, pero merece la pena.

Tenía otra foto pero me faltó valor para colgarla. Otro galgo, tan guapo como el de la foto, con una soga al cuello peleando por su vida a cuello ensangrentado. Ya no era el mejor cazador y su vida no valía un real. No soporto lo que les hacen a estos pobrecillos. Leed, leed:

Una vez, cuando era niño, un pastor tiró delante de mí un perro al pozo de una mina. Le ató una cuerda al cuello, amarró un trozo de hierro viejo de las vías del ferrocarril, lo llevó hasta el agujero -el pobre animal trotaba alegremente a su lado, sin saber lo que le esperaba- y allá se fue el perro, arrastrado por él peso. Lo oí aullar al caer, y todavía, mientras tecleo estas palabras, sigo oyéndolo. Se estaba volviendo loco, me dijo el pastor, y zanjó el asunto. Hasta ese día; el pastor, un hombre joven y rubio con el que yo charlaba a menudo cuando iba a jugar al monte y me lo encontraba, había sido amigo mío. Me enseñó algunas cosas que todavía recuerdo sobre hierbas, cabras, ovejas y perros ovejeros, y tengo en la cabeza el chasquido de su navaja cuando, a la sombra de una higuera, compartía conmigo rodajas de pan, queso y un vino muy áspero de la bota que siempre llevaba. Nunca supe su nombre, o tal vez lo olvidé a partir de ese día. Tampoco volví a acercarme a él. Después de aquello, cuando lo veía de lejos, él levantaba una mano para saludarme, y yo levantaba también la mano. Pero seguía mi propio camino. Recuerdo que correteaba junto a él un perro nuevo, y que me pregunté si cuando también se volviera loco lo tiraría al mismo pozo. Supongo que sí, que lo hizo. Ahora, con los años, después de haber visto hacer cosas peores lo mismo con perros que con seres humanos, comprendo que el pastor no era un mal tipo, o al menos no peor que el resto de nosotros. Sólo era algo más elemental, quizás. Más bruto. Con ese duro sentido práctico de la gente de memoria campesina, que sabe lo que cuesta una boca más por alimentar, aunque sea la de un perro. Gente a la que curas fanáticos, ministros canallas y reyes imbéciles hicieron, durante siglos, analfabeta, despiadada y miserable. En cualquier parte del mundo, la infame condición humana sólo necesita pretextos para manifestarse. Y en cuanto a pretextos, la España que hizo a ese pastor siempre los tuvo de sobra.
Ahora, cuarenta años después, tengo delante una foto que recuerda aquello: dos perros galgos ahorcados por sus dueños en un pinar de Ávila. La foto tiene actualidad porque el partido del Gobierno, o sea, el Pepé de esta España que dicen va de cojón de pato, se pasó el otro día por el forro de los huevos un documento con más de 600.000 firmas exigiendo que se castigue con más dureza el maltrato cruel a los animales. La cosa venía a cuento de los que los hijos de la grandísima puta que hicieron aquello sigan tan campantes -ojalá sepan ellos mismos un día lo que es morir como perros mientras los mozos de escuadra, o la guardia civil, o quien puñetas tenga la competencia de esclarecer el asunto, anda tocándose la flor sin que a nadie se le caiga la cara de vergüenza. Pero resulta que el Pepé no ve la cosa tan grave. Para qué dramatizar, dicen. Abandonar a un animal doméstico o maltratarlo sólo es, para el Código Penal y para ellos, una falta contra los intereses generales que se castiga con una multita de nada. Un pescozón. Ya saben: vete, hijo, y no peques más. Y la mayoría parlamentaria de esa peña de gilipollas impidió que el pasado abril prosperaran cuatro proposiciones de ley para que el maltrato a los animales se considere delito, y se castigue con arrestos de fin de semana y penas de prisión cuando medie muerte del animal. Tampoco se trataba de silla eléctrica, como ven. Pero no. El Pepé dijo nones. El Peneuve, por cierto, se abstuvo, fiel a esa equidistancia política exquisita que mantiene lo mismo cuando alguien mata perros que cuando alguien mata concejales. Y al final salió en la tele un tiñalpa repeinado y con corbata rosa fosforito, para decir que bueno, oigan, que tampoco hay que precipitarse, y que un hecho concreto como el de Tarragona no justifica la modificación de un texto legal. Olvidando que en esta ruin España se tortura y se mata animales impunemente y a diario, que sigue habiendo peleas de perros, que se ahoga a los cachorros, que se ahorca a los perros de caza que no satisfacen a sus dueños, que hay animales que son apaleados a la vista de todo el mundo sin que nadie intervenga, o que miles de ellos son abandonados cada año -abuelo al asilo, perro a la carretera cuando a sus propietarios les incordian para las vacaciones o se les mean en la alfombra. Y que todo eso ocurre porque la presunta autoridad competente ni siquiera intenta hacer cumplir las ridículas normas mínimas que ya existen. Y también porque nadie agarra por el cogote a uno de esos animales bípedos cuando se le pilla con las manos en la masa, y le sacude, a falta de legislación adecuada, media docena de hostias. Pues al final resulta que cualquiera puede torturar gratis a un perro; pero darle una buena estiba a un hijo de la gran puta no es civilizado ni europeo, y a quien detienen y multan y empapelan es a ti. Hay que joderse. Me pregunto en qué se fundarán esos imbéciles para creer que vale más un ser humano -embriones incluidos- que la lealtad, la honradez y los sentimientos de un buen perro.
"Una multita de nada. Un pescozón. Ya saben: vete, hijo, y no peques más"

10 comentarios:

CICLI dijo...

¡SOY EL PRIMERO , OE OE OE !
Estoy de acuerdo contigo , ademas yo lo siento igual , eso ya lo sabes tú.

A mi lo que me "empreña " mucho de este tema son los incívicos dueños que los benefícios del perro para ellos y la mierda para los demás.

Lo que no sabía era lo de la mierda de perro infestada.

Carmen dijo...

Me ha llegado al alma el artículo. Pobres animales.

Yo compito dijo...

slow, nunca osaría manchar tu noble foro de tintes políticos, pero no todo puede ser culpa del PP.

www.verdes.es/web/ActManifAnimalista.htm

uno de tantos links en el que los verdes siguen reclamando -marzo de este mismo año- más de lo mismo al actual ejecutivo.

**************

¿ cómo va ese tendón que tenemos a medias? el mío latía que no veas... compré unas taloneras de gel.. y asunto (casi)resuelto!

hielo y más descanso no estarían de más, pero cumplen su cometido.

abrazote

Sylvie dijo...

Joder...qué penita me ha dado leer ese artículo!!...

Parecido al de la foto fue el que me encontré este verano abandonado por la montaña...cuando ya no les sirven...a tomar por saco con ellos.
Tengo una prima voluntaria en una perrera que dice que cada verano, les tirán por encima de las paredes más de 50 perros...
No entiendo la sinrazón.

besitos.

ELMOREA dijo...

Sin mas que añadir a Perez-Reverte. Dicho queda todo.
Si el avance de una sociedad se mide por el respeto a sus animales, no hemos mejorado nada. Quiza tenemos mas y mejores coches, mas y mas concretas leyes, mas y mas pesados prejuicios, pero sin duda no avanzamos en lo importante, ni en lo que tiene importancia.
Contra el sentimiento que queda al ver imagenes terribles o conocer historias que estremecen, nos queda la reflexion de los miles que ayudan desinteresadamente o simplemente tienen a sus mascotas o animales de trabajo en las condiciones que deberian. Con esto bastaría, así de simple.
Saludos Slow.

Cristina dijo...

yo no comprendo como una persona puede tratar mal a un animal, como se puede ser tan...no tengo palabras para describir la rabia que siento cada vez que veo que se siguen maltratando a los animales...

Carlos dijo...

Está todo dicho. Lo de los galgos, como lo de las peleas de perros, como las corridas de toros... Ya no es matar al pobre animal, es torturarlo y disfrutar con ello.

Plani dijo...

Es la primera vez que entro en esta pagina y tengo que darte la enhorabuena (aunque no sirva de mucho).

No he corrido nunca una maraton, pero seria capaz de acerlo si me ponen a cualquier de estos tios (los maltratadores de animales) y me dejan darle una patada en la boca por cada paso que yo de. Juro que acabaria la maraton incluso sin entrenar!

En fin, que mas decir que no hayas dicho tu y mejor imposible.

Saludos

Wild Runner dijo...

Me alegro de te gustaran los artículos.

Y pensar que el ser humano tiene a gala ser el animal más civilizado ...

SlowPepe dijo...

CICLI: Es que hay mucho capullo suelto, sin perro y con perro, y el que menos culpa tiene es el chucho, eso seguro.

CARMEN: Bienvenida. Me alegro de que te haya parecido importante la denuncia.

YO COMPITO: Lo del pepé es un tema del que firma el artículo. Es lo de siempre, la empresa no se responsabiliza del tono de los comentarios, aunque, ¡qué carajo!, estoy con Don Arturo, política aparte.
El tendón mejor, gracias. También uso taloneras de silicona y lo noto. Ya te contaré cuando me cuelgue un dorsal, que es lo que temo.

SYLVIE: Te agradezco tus palabras, aunque, como el valor en la mili, ya te suponía un criterio así conociéndote un poquito. Resulta desgarrador que en verano lancen montones de perros sobre los muros de la perrera. Siguiendo con terminología Perezrevertiana, menudos hijos de perra, y no precisamente los canes. Un besote.

ELMOREA: Miguel, a ti poco puedo decirte. Ya lo hemos comentado en diversas ocasiones y estamos de acuerdo. Sólo quería sumar en la denuncia, para salir de esa mayoría silenciosa que pasa por este mundo sin pena ni gloria, y demostrar que no a todo el mundo se la suda lo que les hacen a estos y a otros animalejos.

CRISTINA: Tú no lo entiendes como no lo entiendo yo. Es cómo maltratar niños, ancianos, mujeres, abusos de poder que no nos caben en la cabeza. Pero este país anda sobrado de hijosdeputa con suficiente temple como para colgar de un árbol a un ser que en vida se lo dio todo a cambio de muy poquito. No podemos quedarnos mirando, con los brazos cruzados y pensando que eso es algo que no va con nosotros. Yo lo veo así, y denuncio. Un beso, primor.

CARLOS: Gracias por sumarte con tu opinión. Sé que poco o nada podemos hacer desde aquí, pero ya ves, el cuerpo me pidió marcha cuando vi lo que vi y leí lo que leí. Si es que ya está bien, hombre.

PLANI: Bienvenido a esta mi casa que puedes tener ya por tuya. Gracias por esa aportación, y por unirte al pelotón de los berrinches por las causas perdidas. A más de uno habría que darle collejas hasta que nos doliera la mano. Enseguida me voy a tu chiringuito a devolverte la visita. Pásate por aquí cuando te apetezca. Saludos.

WILD RUNNER: Me gustó el enlace que me facilitaste. Para que luego pienses que no te hago caso...(jejeje). Ya ves que cito la fuente, ¿eh?
Y estoy contigo, esos artículos son incontestables. Además PérezReverte lo trata todo de un modo tan crudo que hiela el alma leerle.

Un fuerte abrazo a todos.