domingo, 4 de noviembre de 2007

SUEÑOS EN EL PARQUE

Corriendo el 4 de noviembre. Homenaje a los amiguetes

Con ocasión de cierta celebración familiar relevante tuve la oportunidad de viajar a Nueva York en abril de 2005. 8 días en la Gran Manzana fueron suficientes para quedar prendado de sus encantos para los restos.

La ciudad tiene muchos atractivos. Basta revisar cualquier guía de viajes para saber todo lo que se puede hacer en ella. En realidad en NY se puede hacer de todo. De hecho, los neoyorkinos presumen de que el visitante puede pedir cualquier cosa, que en 24 horas la localizan en la City o es que no existe.

También soy fan de algunos iconos culturales del lugar. Paul Auster y Woody Allen me parecen tipos muy brillantes en lo suyo. Ambos tienen a la ciudad como musa para sus creaciones y escenario en el que se desarrollan prácticamente todas sus historias (al menos hasta que al bueno de Woody le sedujo el vil metal y se largó a Londres a rodar Match Point).

Pero lo que de verdad me enamoró de NY fue el parque. La ciudad más impersonal, cosmopolita y multirracial tiene un pulmón verde enorme en el que, al entrar, a uno le parece que el tiempo se detiene, las calles dejan de rugir, las prisas y el stress del gran Manhattan desaparecen, la gente pasea, toma el sol, se sienta junto al lago a leer. Y corre. Miles de corredores comparten avenidas con patinadores, ciclistas y paseantes. NY no sería NY sin Central Park. Y en Central Park termina el sueño de 90000 finishers cada año. Cada primer domingo de noviembre el New York Road Runners Club coloca ahí la línea de meta de la carrera que todos los corredores populares tienen en la cabeza alguna vez en su vida: el Maratón de Nueva York.

Algunos de los habituales de este garito han corrido hoy ese maratón. Todavía no sé cómo les fue. Ellos cumplieron en cierto modo ese sueño de corredor popular, estoy seguro, como en su día lo hicieron otros muchos que como ellos subrayaron esa carrera con rotulador fluorescente en su calendario. Otros vamos a tener aún que esperar. Seguiremos soñando con entrar en el parque trotando, escuchar los gritos de todos esos fans que se agolpan en las gradas de mecanotubo montadas a ambos lados de la recta final, y cruzar esa línea de meta con la mejor de nuestras sonrisas, los brazos en alto como mandan los cánones y alguna lagrimita resbalando por la mejilla equivocada.

Un recuerdo especial a todos los que hoy os habéis enfrentado a la gran distancia. También a los paquetes que seguramente serán ya ultrapaquetes. Yo salí a trotar esta mañana, y la mayoría de mis pensamientos fueron para vosotros. Y los que no, se los llevó NY.

14 comentarios:

ELMOREA dijo...

Seguros estamos de que les habrá ido bien a estos bandidos.
A mi me pasó como a tí, que esta mañana rodé por Manhatan, aunque el escenario era un camino almagreño. Cosas de la imaginación.

Pablo Diaz dijo...

Creo que es uno de los sueños a cumplir de todo fondista.

Yo algún día si Dios quiere...

Nekerun dijo...

Estoy de acuerdo con Elmo, esta mañana más de uno hemos trotado por las calles de la Gran Manzana si haber cruzado el charco.

German Alonso dijo...

Yo, a mi manera he cumplido con los maratonianos haciendo una tiradita larga de 30 km, de momento no doy para más, pero todo se andará y quién sabe, quizá en NY.

Saludos.

Carlos dijo...

¡Menuda fiesta esa carrerita por NY!. Qué envidia que nuestras ciudades, con alguna excepción, no se decidan a mostrarse al mundo a través del maravilloso escaparate que es el deporte popular.

También alguno nos acordamos de tí Pepe, que ayer hubo kilómetros para todos.

Un abrazo. ;-)

SlowPepe dijo...

Elmorea, yo espero ya las crónicas, y las 90000 fotos de Syl, claro...

Pablo, todos lo tenemos en la agenda, con o sin fecha, pero esa carrera es a la que todos queremos llegar algún día. Si te apetece, para el 2011 estamos montando ya el tema...

Neke, te digo lo mismo. Si hay que ir se va, que lo mismo vamos a Almansa como a Niuyor, que todo es hacer la maleta... Lo hablamos, jejeje...

Germán, aaaale, otro que se apuntará. Y este ya anda haciendo las tiradas largas y todo, tú... Buenos son esos 30. Felicidades, maquinón.

Carlos, lo siento por el orgullo patrio, pero es que esto no tiene parangón, que son noventa mil almas enfrentándose a sus temores y sueños, y una ciudad de tamaño xxl volcada con la carrera.
Me voy a tu chiringuito a ver si has escrito ya sobre los ultrapaquetes (espero que el ultrafondón que esto firma se pueda unir algún día a tan selecto club).

Hugs!

Lucas dijo...

En 4 años, nos vamos para allá. Que los sueños están para vivirlos, y los retos, para conseguirlos.

David Rodriguez dijo...

Estoy de acuerdo, Central Park es impresionante, yo tuve el privilegio de correr la maraton y poder rodar por el parque que es inmenso segun el guia unos 350 campos de futbol y sin duda de la maraton la gente animando es alucinante como grita y anima aun se me ponen los pelos de punta.El que pueda ir que no lo dude.Un saludo

Santi Palillo dijo...

Aprovechando mi parón bilógico lo seguí por TV y por los foros, fue muy divertido poder seguir las peripecias de los amigos Merak y Sylvie (y otros) cada 5 kms.

En Buenos Aires corría Anita después de un par de semanas duras pero acabó tan ricamente, en Madrid Carlos se hizo ultramaratoniano a base de darle a la zapa...

Cada domingo tomamos las calles, que dure muchos años.

Tetovic dijo...

Yo también sueño amigo Pepe con poder correr esa carrera alguna vez. Y ahora mismo no descarto que sea dentro de 12 meses.

Estuve, como espectador, en las calles de Manhattan siguiendo la carrera en el año 98 (y animando a mi padre que corría ese año). Por aquel entonces yo no había corrido 200 metros seguidos en mi vida.

Cosas del destino, unos 5 años después me dió por correr y.... hasta hoy... que sigo en ello.... y soñando con NYC (donde tenía que haber estado el pasado domingo animando a la Syl pero cuestiones que no vienen al caso me lo han impedido)

Luis dijo...

Pues es cierto, mis homenajes a los valientes que se fueron a NY, por mi lado los acompañé en la competencia de 10 Km cerca de mi ciudad. Todos mencionaban que se sentían en la gran Manzana, aunque solo fuera una carrera de 10 km se sentía la vibra... un tributo por los que se van por la grande.

anita dijo...

que foto impresionante!!! imagino corriendo por ahi... ¡que alucine!

Vic dijo...

Bueno ,si le pagan rodajes, Woody se enamora de cualquier ciudad.
¿Y del olor de N.Y.?

CICLI dijo...

¡¡¡PEPE!!!

Nueva york es la única ciudad en el mundo que tengo interés en conocer , de hecho en breve pasaré por Buenos Aires rumbo a Usuhaia , y si puedo de la capital argentina ¡ni la huelo!, y sabes tu que a mi eso de las ciudades...

Yo no la conozco , pero creo que el parque es comparable con el de Avilés , por el hecho de estar en el centro.