viernes, 15 de octubre de 2010

PORTRAIT OF A SWITCHER

Sigo sin correr un pimiento (en términos de velocidad) y teniendo un blog de lo más discreto, pero ahora todo lo vivo con más "glamour" porque dicen que soy un "switcher", que es alguien que abandona al pc de toda la vida por haber sucumbido a los encantos de uno de esos bellos ingenios fabricados por la marca de la manzanita y presentados al mundo cada año por un señor mayor en vaqueros y jersey de cuello alto negro, con pinta de casi todo menos de dueño del negocio y alguna charla universitaria de éxito colgada en Youtube.

Sigo sin saber más que, estrictamente, aquello que me vale para sobrevivir en el mundo de la informática, pero ahora soy un ignorante con clase porque hace tres semanas estrené mi primer Mac, y por lo visto ese gesto marca estilo.

El viejo pc, ese que tardaba poco más de media hora en arrancar y se colgaba cada vez que alguien encendía la tele en casa ya está encerrado bajo llave en el armario del despacho. Ahora somos de Mac.

En los pies soy fiel a Asics. Si alguien conoce alguna marca (ya que voy de chaquetero) que me prometa un medio maratón a 5'40" el kilómetro (y bajar por fin de las 2 horas) soy todo oídos.
Si no, bueno, pues tendré que entrenar un poquito más...

2 comentarios:

Gonzalo Quintana dijo...

Pepe, el entendimiento común es que si te gastas 150 euros en unas zapatillas, sea la marca que sea, nunca te lesionarás e irás más rápido que si fueras con unas de 90 euros...vaya chorrada, ¿no?

SlowPepe dijo...

GONZALO: Lo de las lesiones no sé cómo irá. Supongo que si el material es técnico no hace falta irse al tope de gama, e influirán más otros factores como la superficie en la que se corre, lo adecuado de los ritmos (demasiada intensidad lesiona), el peso del corredor, etc.

Lo que tengo clarísimo es que no son las zapas las que andan más o menos: es el tipo que va dentro de ellas.