miércoles, 13 de diciembre de 2006

BOB HAYES Y MIS ENTRENAMIENTOS


El caballero de la derecha es Bob Hayes. No confundir con el laureado velocista americano. Este Bob decidió a los 60 años que nunca es tarde para comenzar a correr. Ahora a los 80 es uno de los ultramaratonianos más longevos del planeta, preparándose para su próxima carrera de 50 millas, que al cambio son unos 80 kilómetros, metro arriba, metro abajo. El principal problema que se plantea en los largos entrenamientos es lo que se preocupa su mujer si tarda en llegar a casa, además de lamentarse porque ha perdido un poco de velocidad los últimos años. Acojonante (con perdón). Luego nosotros buscamos excusas para no salir a correr, y un medio maratón nos parece el parto de la burra.
Hoy ya he nadado 1000 metrillos sin parar. Y eso no es todo, que la jornada también ha dado para rodar 7 kilómetros con cambios de ritmo, que con los 8 de ayer y los 5 o 6 suaves de mañana me llevarán sin mucho sufrimiento a la tirada larga de 24 que, por necesidades del guión, esta semana caerá en viernes. Hay que ver lo bien que me salen los rodajes suaves (y si son cortos, de película). Con las series sufro más. Esta semana no he podido hacer el trabajo de calidad porque no me ha venido bien ir a la pista (uno tiene también una vida de civil), por lo que he decidido meter la intensidad en el rodaje de hoy. Como tocaban 12x400 en 2', pues le he metido lo que para mí era la tralla (el ritmo de 5'/km) durante esos dos minutejos, recuperando pulsómetro en mano al trote cochinero. 12 cambios de 2' más el calentamiento y el enfriamiento han sido la sesión de calidad sin tartán. Menos es nada. La natación de momento perfecta: corriendo ni me entero de que he nadado. Altamente recomendable. Si queréis comentar algo no os cortéis, que para eso estamos. Saluditos a todos y ánimos a Cicli que ahora mismo debe estar pedalea que te pedalearás por los confines del antiguo imperio otomano, camino de oriente.

2 comentarios:

ag dijo...

que ejemplo el de este hombre!!1 eso es lo bueno de "bloguear" que te vas enterando de un montón de cosas... (y no me canso de decirlo)

SlowPepe dijo...

Me entreré por casualidad, al caer en la edición digital de un periódico local americano. Ejemplos casi anónimos como éste nos enseñan lo que es la pasión por el deporte. Y seguro que con 80 años su salud es de hierro.